Neophilologus

, Volume 66, Issue 2, pp 227–234 | Cite as

Tormenta de verano: Abandono y despojo de Maruja, alias Margot

  • F. García Sarriá
Article
  • 11 Downloads

Preview

Unable to display preview. Download preview PDF.

Unable to display preview. Download preview PDF.

Notas

  1. 1.
    Véase en particular: Gonzalo Sobejano,Novela española de nuestro tiempo, Madrid, 1970; Pablo Gil Casado,La novela social española, Barcelona, 1968; Santos Sanz Villanueva,Historia de la novela social española (1942–1975), Madrid 1980.Google Scholar
  2. 2.
    Problemas formales de la novela española contemporánea, Barcelona, 1968. A nuestro parecer el uso de estas imágenes simbólicas es más extenso e importante de lo que este crítico da a entender.Google Scholar
  3. 3.
    Tormenta de verano, Editorial Seix Barral, 4th edición, Barcelona, 1970, p. 10. A partir de aqui todas las citas de la novela irán seguidas del n° de la página indicado entre paréntesis.Google Scholar
  4. 4.
    De modo análogo enEl Jarama de Rafel Sánchez Ferlosio el cadáver de Lucita es imagen símbolo del estado en que se halla el grupo social a que pertenece. Véase mi articulo: “El Jarama: Muerte y merienda de Lucita”,BHS, LIII, 1976, 323–37, La coincidencia de imágenes debía Ilevar a un estudio del sistema poético de los escritores de esta generación.Google Scholar
  5. 5.
    Por eso creemos que habría que matizar opiniones como la siguiente de G. Sobejano: “Trama, pues, de novela policíaca. Trama que si infunde amenidad y clima de suspensión al relato no impide que éste se constituya ante todo como una exposición conductista del “apartado” social que forman estos veraneantes de Velas Blancas”,op. cit., pp. 336–7. Lo cual es cierto en su última parte pero no parece tenerse en cuenta aquí la conexión que existe entre tema policiaco y relato objetivista. R. Buckley afirma que no hay paralelismo entre “linea argumental” (la trama policiaca) y “temá tica” (crisis de Javier),op. cit., pp. 58–9. No podemos menos que disentir de esta opinión. Finalmente, P. Gil Casado dice a esta respecto que la relación entre “el elemento ficticio y el testimonial” falla enTormenta, “la aparicion del cadaver . . . no tiene nada que ver substancialmente con el modo de ser de Javier ni con la clase que representa, es sólo un recurso artístico, un motor que mueve a los personajes”,op. cit., p. 60. Estamos en completo desacuerdo con critica tan radical de la novela. Por nuestra parte defendemos que este cadáver arrojado a la playa es la imagen simbolo más importante de la novela y que se halla en intima conexión con la crisis del protagonista.Google Scholar

Copyright information

© Wolters-Noordhoff Groningen 1982

Authors and Affiliations

  • F. García Sarriá
    • 1
  1. 1.Dept. of Hispanic StudiesEdinburghScotland

Personalised recommendations